Páginas vistas en total

sábado, 22 de octubre de 2011

HALLOWEEN



     El 31 de octubre es una fecha asociada con los muertos, las almas, las brujas y sus hechizos, debido a su cercanía con el Día de todos los santos o Día de los difuntos, que se celebra el 1 de noviembre.

     En realidad, muchos escritores coinciden en que Halloween era la festividad principal de los Celtas.

     
     Hace miles de años, loa Celtas vivían en lo que ahora es Gran Bretaña, y celebraban el año nuevo el 1 de noviembre. En la víspera, durante la noche del 31 de octubre, se reunía toda la gente del poblado, se encendían hogueras, y se disfrazaban con pieles de animales sacrificados como forma de ahuyentar a las brujas y a los espíritus malignos; pues resulta que los muertos volvían en la noche de Samhain, caballero y señor de la muerte, y que los muertos se comunicaban con los vivos y les pedían alimentos. Y en el caso de que no alcanzaban sus peticiones, maldecían y hacían víctimas de sus conjuros a los pueblerinos asustados.


     De ahí viene la costumbre de pedir chuches y golosinas la noche de Halloween.


     La fiesta llegó a Estados Unidos a través de pequeñas comunidades de irlandeses católicos a mediados del siglo XIX y se expandió la tradición al resto del mundo.


     En Cádiz celebramos el Tosantos y os explico en qué consiste.


     Empecemos por la gastronomía, íntimamente ligada a cualquier gaditana fiesta, se transforma en huesos de santos y buñuelos de sidra y  crema de boniato y pasarán  a formar parte de las meriendas y postres de los gaditanos.






     La víspera de este señalado día, se celebra con la presentación de frutas y frutos que la tierra ofrece en estas fechas y que prácticamente en Cádiz, coincide con el fin de verano y comienzo del otoño. Es el tiempo de las nueces, las almendras, las avellanas, los higos secos, los dátiles, boniatos, chirimoyas...



     En las vísperas de este día, se celebra en Cádiz la tradicional Fiesta de los Mercados.





     La ancestral manera de celebrar el día de Tosantos, promovía la necesidad de abituallamiento del mercado en la vípera de esta fiesta. Mas en el año 1876, cuando por iniciativa de la comisión municipal del mercado público de la Plaza de La Libertad se adornan con profusión los puestos de dicho mercado, la plaza y su entorno, las cuatro puerta de entradas con escudos de armas de la cuidad, los intercolumnios con farolillos venecianos y pequeñas banderas, arañas de cristal delante de cada uno de los 72 puestos y un gran farol chinesco que presidía la plaza.  Para rematar la espontánea fiesta se organizó un baile amenizado por una banda de música que inundó con sones de baile  y marchas la templada noche gaditana.






    Esta tradición aún perdura celebrándose en los días previos al 31 de octubre. En la actualidad sigue teniendo la misma vigencia y aun se sigue amenizando con orquestas o actuaciones.
    Cabe resaltar que la característica y congénita ironía gaditana, como no podía ser de otras manera, está también ligada a esta fiesta y los puestos son adornados satirizando gráficamente los últimos acontecimientos políticos y sociales, las verduras, frutas, carnes, pescados y mariscos son disfrazados y convertidos en un cuadro muy gráfico de la actualidad.

1 comentario:

  1. Me ha gustado mucho la presentacion de la historieta. Una monada de muñecos. Adeu

    ResponderEliminar